En más de alguna ocasión nos hemos encontrado disfrutando del atardecer en el borde costero. Apreciamos la puesta de sol, el oleaje y sin duda hemos puesto atención a las gaviotas que vuelan al rededor, sobretodo a algunas que parecen suspendidas en el viento y que solamente necesitan un pequeño movimiento de sus alas para mantener el vuelo. En ese momento nos dan ganas de volar. No se sienta raro por querer hacer algo que parece tan ajeno a sus capacidades, ya que no es la única persona en la historia humana que ha sentido ese impulso.

Conocemos historias como el mito griego de Ícaro y Dédalo. La creación de las linternas voladoras en China, precursores del globo aerostático que llevara en 1783 a dos franceses a realizar lo que se considera como el primer vuelo libre en una máquina creada por el hombre (a pesar de que hubo muchos intentos documentados realizados por otras personas y en años anteriores). Luego vienen varias etapas del desarrollo de planeadores, hasta que en 1903 los hermanos Wright en Estados Unidos realizan el primer vuelo en una máquina mas pesada que el aire, propulsada por medios propios. Posterior a este vuelo la aviación experimenta un desarrollo exponencial, llegando a ser hoy el medio de transporte mas seguro. Pero más importante aún, sigue siendo el deseo y la pasión de muchos.

La aviación en Chile comienza pocos años después del vuelo de los hermanos Wright, con el vuelo de César Copetta en 1910. Es parte de esta historia que Luis Rojas, presidente de nuestro club, ha querido compartir con los lectores de nuestra página. Más abajo encontrarán un link a un documento que cuenta de manera muy concisa lo que ha sido la aviación en Chile, junto con algunos hitos importantes.

Breve historia de la Aviación Civil Chilena

Además de éste documento, en internet podemos encontrar múltiples sitios con información sobre la historia de la aviación en Chile, tanto civil como militar. Por ejemplo en en la página Memoria Chilena de la Biblioteca Nacional hay una sección llamada Los heróicos inicios de la AviaciónChilena.

Sólo nos queda invitarlos a que persigan su sueño de volar y que juntos podamos seguir escribiendo la historia en Chile de esta actividad que tanto nos apasiona, el vuelo.